En el 1750 A.C ya había gente devolviendo productos

Seguro pensaste que esto era un problema moderno y que por eso hay tan pocas buenas soluciones. Nosotros pensábamos lo mismo.

¡Pero no!

Imagínate que hace más de 3.000 años atrás, había un egipcio reclamando por carta a un vendedor porque le llegó algo nada que ver.

Resultaba que le mandaron unos lingotes de cobre que no era realmente lo que esperaba.

Hasta ahora no se sabe si el otro compadre respondió (no había NPS en ese momento)…

Pero la carta está, la puedes ver acá.

Casi 4.000 años después, el problema sigue y seamos conscientes de que este problema solo va a seguir aumentando.

Ahora, el tema está en si decides que siga siendo un problema o lo aprovechamos como una oportunidad de dejar a tu cliente feliz.

Déjame ser claro, la gente va a seguir devolviendo. 

Si algo no te gusta, es obvio que quieres que sea súper fácil devolverlo y que te atiendan como lo hicieron cuando lo compraste.

Bueno, tus clientes piensan lo mismo.

Y cuando les haces saber que ya no tienen que hacer un sacrificio para devolver algo, te lo agradecen.

Y no con un “¡Gracias, chaaaaau!”

Te lo agradecen de la mejor manera: volviéndote a comprar.

Y si haces la pega muy bien, hasta te recomiendan a amigos.

La cosa es que tu negocio es el de vender, no el de devolver.

Nosotros creemos que la experiencia de devolver debiese ser igual de buena que la de comprar y por eso, diseñamos 2bak, para facilitarte la vida a ti y a tu cliente, encargándonos del cacho de las devoluciones. Además buscamos maximizar el recupero económico de cada devolución… así nada termina en la basura.

Si quieres ver cómo funciona o simplemente hablar, apreta aquí.